lunes, 13 de octubre de 2008

Vivir sin piel

¿Es la emoción algo que se deba esconder? En este sistema de relaciones precocinadas y nostalgias de refritos, vivir sin piel es síntoma de debilidad. Se insiste una y otra vez en que uno debe endurecerse para resistir las agresiones externas pero, ¿qué pasa cuando las capas superpuestas te impiden sentir las caricias?

Es hora de ir al callista.

2 comentarios:

Hector Mancha dijo...

muerdetelos asi de paso haces estiramientos que vienen mu bien¡¡¡¡¡

Carmen Haro dijo...

jeje...el secreto de tu elasticidad...y de tu fina piel.