miércoles, 3 de diciembre de 2008

No es negligencia, es asesinato

From: Asamblea contra los Centros Cerrados de Menores <centrosychicxs@hotmail.com>

JUEVES 4 DE DICIEMBRE, 12:00 C/ GRAN VIA 14
No es negligencia, es asesinato.

El día 2 de diciembre, según han informado fuentes de la propia institución, se ha suicidado un niño de doce años en el centro de menores "Picón". Aún no se tienen muchos datos ni están totalmente claras las circunstancias de lo que ha ocurrido, solo se sabe que el niño fue encerrado en Picón hace aproximadamente 15 días. Este centro, gestionado por la Fundación O`Belen, lleva siendo denunciado por maltratar a los chavales desde hace más de dos años. En menos de dos meses cuatro chavales y una educadora han denunciado ante el IMMF malos tratos y violaciones graves de los derechos humanos. Tampoco se conocen las condiciones concretas en las que este chico estaba recluido. Esta noticia es atroz, pero por otra parte no termina de sorprendernos, ya que en "Picón" han sido constatadas prácticas como estas.

- Aislamiento: Se aplica durante al menos 24 horas continuadas a todos los chavales cuando ingresan. También se usa constantemente como forma de castigo. El aislamiento a menores esta prohibido por las Naciones Unidas desde 1990. Diversos estudios prueban que multiplica el riesgo de suicidio, especialmente en menores.

- Agresiones físicas y psicológicas. Varios chavales denuncian que se les tira al suelo y se les retuercen las extremidades para "contenerles cuando están nerviosos", también refieren insultos y humillaciones de todo tipo. Este verano un chico de 17 años tuvo que ser hospitalizado con el cráneo fracturado y varios más han sufrido contusiones y lesiones.

- Violación del derecho a la intimidad: cacheos, desnudos, registros, escuchas de llamadas, violación del secreto de correspondencia.

- Privación de libertad sin orden judicial: los chicos y chicas de "Picón" son recluidos en base a supuestos problemas psicológicos y pasan semanas enteras en el interior del recinto. A muchos se les impide acceder a la educación obligatoria.

- Medicación forzosa y sin supervisión facultativa. Los chavales de "Picón" también denuncian haber sido obligados a ingerir sedantes y antipsicóticos sin haber sido diagnosticados por un médico, y que pasan meses sin ver al psiquiatra que prescribe los fármacos o que las dosis son irregulares según las "existencias en el centro", lo que produce síndrome de abstinencia y otros efectos graves.

CONVOCAMOS A QUIENES QUIEREN APOYAR A LOS CHICOS Y CHICAS QUE AÚN ESTÁN ENCERRADOS EN PICÓN A CONCENTRARSE ANTE LA INSTITUCIÓN RESPONSABLE DE SU SUFRIMIENTO: EL INSTITUTO MADRILEÑO DEL MENOR Y LA FAMILIA.
QUE ESTA MUERTE NO QUEDE IMPUNE.

4 comentarios:

silvi dijo...

Joder!!! Hijos de puta...

Angela dijo...

Oye Carmen, hacía mucho que no me pasaba por tu blog, claro, como no tengo intenet en casa y estuve muy ocupada hasta ayer...
pero hoy he estado echándole un vistazo y debo decirte que me encanta...enhorabuena...le has sabido dar un toque especial.
Yo voy a retomar el mío también.
Un besazo

Carmen dijo...

Gracias!

Tengo muchas ganas de leerte, espero que no te cortes y sigas dando leña...para que podamos discutir a gusto...jejej

Muchos besos

Tita Parín dijo...

¿Como es posible que tengamos un Ministerio de Asuntos Sociales que permita aún establecimientos que parecen propios del siglo XIX?
Vale que el señor Caldera ahora mismo debe estar agobiado por los graves problemas del paro y todo eso... pero los niños, la infancia TIENE que ser un tema prioritario. Y ese tipo de centros no están funcionando desde ayer ¿verdad?

Es terrible pensar en un niño que, con toda la vida por delante, prefiere y CONSIGUE matarse porque no tiene nadie al lado que se lo impida... pero el asesinato es doble en él; no solo le hacen desear morir, para llegar a ese estado de desespero primero han tenido que asesinar su espíritu... y ese crimen es múltiple, porque se efectúa sobre todos y cada uno de los chicos de ese maldito e inaceptable centro.

Lamento no haberme enterado a tiempo de tu convocatoria, pero si vais a hacer algo más, por favor, cariño, cuenta conmigo.

Un beso.